domingo, mayo 15, 2011

Sentimientos.

Hay quien dice "No, si yo...me dejo llevar siempre por mis sentimientos". No puedes hacer eso, no puedes decidir ante situaciones importantes guiado tan sólo por tus sentimientos. ¿Y sabes por qué? Pues porque los sentimientos son la opinión más efímera que puedes tener de algo, pueden cambiar de un momento a otro por cualquier simple razón o incluso sin razón alguna. Y claro está que no puedes evitar que tus sentimientos cambien, pero si que puedes elegir de una forma más meditada y neutra la opción más adecuada para evitar que influya tanto en tus emociones. La mayoría de las veces no puedes cambiar tus decisiones tomadas, por lo que tienes que poder adaptarte a ellas pase lo que pase.

Tienes que ser lo suficiente inteligente como para manejar tus sentimientos y emociones y evitar que te afecten en tu vida diaria. Sienta la cabeza, piensas en todas las opciones que tienes y elige la más correcta, e incluso, si no encuentras la más adecuada, ¿por qué no te la inventas?

Y con esto no quiero decir que tan sólo decidamos de una forma totalmente razonada y sin espontaneidad. Quiero decir que nuestro sentimientos y nuestra razón deben actuar en CONJUNTO. Creando un equilibrio entre ambos que nos lleve a la felicidad.

lunes, mayo 02, 2011

Arriésgate.

Actúa. No pienses en lo siguiente que valla a pasar. Hazlo de cualquier forma y entonces espera a ver qué pasa. Porque si tú no eres quien actúa, alguien lo hará por ti, y quizá el resultado no sea el deseado. Evita que el tiempo se pase sin que tú tomes tus decisiones. Toma las decisiones sin pensar con la cabeza, piénsalas con el corazón y  no intentes convencer a tu cerebro de lo que tu corazón opine. Sencillamente es imposible. Son totalmente independientes. Son como dos personas opuestas y que no se ponen nunca de acuerdo.

Da grandes pasos. Toma grandes decisiones para pequeños momentos. Quizá así se conviertan en momentos especiales. En momentos que pensaste que nunca llegarían a ocurrir, o quizá en los que creiste que nunca se llegarían a convertir. No esperes a que lleguen los momentos especiales, crea las circunstancias adecuadas para que llegar a ellos. Toma las decisiones, ¡arriesgate!

No pierdas ni un segundo de tu tiempo. Cambia de opinión tantas veces como sea necesario para llegar a ser feliz. No tengas miedo de enfrentarte a la gente que te rodea. Haz lo que creas conveniente, pero acepta tus fallos. Pero sobretodo diviértete y sé feliz.




"La vida es un eterno no saber, cambiar, aprovechar y sacar lo mejor de cada momento, sin saber qué pasará a continuación"-Gilda Radner
''No puedes hacerle sentir a tu corazon que lo que tu mente piensa es lo correcto''
''No tengas miedo a dar un gran paso… Un precipicio no se pasa a saltitos''

domingo, mayo 01, 2011

Llorar.

A veces nos centramos únicamente en lo malo, en la parte negativa de las cosas. Y entonces llega el llanto. Comenzamos a llorar. No dejamos de pensar en aquello tan malo que nos sucedió y no apartamos la mente de eso. Estamos todo el rato pensando en lo mismo, rayándonos sólo por un motivo, por un momento de la vida.

Y vale que me digas que un solo instante puede ser muy importante en la vida, pero un momento negativo nunca puede serlo. Porque lo único que hace es hacerte llorar, distraerte y no dejarte ver todo lo demás que ocurre a tu alrededor, aquello que puede alegrarte el instante, el momento, la hora, el día, la semana, el mes, el año, la vida. Hace que tan sólo pienses en cosas negativas, te nubla la vista y no te deja ver lo bueno de la vida. En esos momentos todo son desgracias. Nada de lo que te ocurre es bueno, lo ves todo teñido de negro. Se te nubla la vista de forma que te impide ver y sentir los mejores detalles de la vida.

Pero alfinal, antes o después tienes que salir adelante. Y ya que lo tienes que conseguir, ¿por qué no intentas que sea lo antes posible? Así podrás disfrutar algo más de la vida. Pero para conseguirlo, no pienses en olvidarlo, sólo intenta no pensar. Estar con la gente que te agrada y compartir tu maravilloso tiempo con ella.

Y así, poco a poco y sin darte cuenta, lo conseguirás. Volverás a ser aquella persona que era tan feliz, que tan bien lo pasaba, que tanto disfrutaba.




''Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas''