miércoles, enero 04, 2012

Indeciso.

Quiero coger el ordenador, pero como me quedan 10 minutos y además se tiene que encender...bueno pues no voy. Me quedo de pie en el pasillo, haciendo ¿qué? Nada, estar de pie y tantear a ver si voy a coger el ordenador o no. Pasan 3 minutos, sí venga, voy a ir, así veo si tengo algo nuevo en el Tuenti... Y ahora ¿qué? ¿es que ya no se tiene que encender el ordenador? Sí, claro que sí, y lo peor es que ya sabías que ibas a ir,siempre te pasa lo mismo, y siempre actúas de la misma forma, aún sabiendo que si no te hubieras pasado esos 3 minutos de pie sin hacer nada, ya habrías tenido el ordenador encendido y más tiempo para revisar el Tuenti, e incluso el correo y alguna de esas páginas que siempre te gusta ver si hay novedades...pero tú siempre haces lo mismo.

Otro ejemplo, quiero poner el brasero, pero bueno, como me voy a levantar en 10 minutos, pues ¿para qué? Quizá no le de tiempo de calentarse o Dios sabe que pasará, el caso es que no lo pones te pasas esos 10 minutos pasando frío, y ni si quiera tú sabes por qué. Pasan los 10 minutos y esa persona que esperabas se retrasa, 10 minutos más. Y ahora es el momento en el que tú definitivamente pones el brasero y piensas por qué no lo pusiste antes... A lo peor, habrías estado el mismo tiempo que vas a estar ahora, y con suerte, pues habrías estado 20 minutos, que mira, es un buen rato.

Y así miles de ejemplos más, no actúas porque crees que no te va a dar tiempo o porque es muy difícil o por cualquier estúpida razón, aún sabiendo que acabarás haciéndolo y acabarás pensando que deberías haberlo hecho antes.

Y todo por esa maldita indecisión, porque de un pequeño movimiento creamos una gran batalla interior.
¿Enciendo el ordenador o no lo enciendo? ¿Enciendo el brasero o no? ¿Pongo la tele? ¿Cojo la chaqueta o la dejo en casa? ¿Hecho la persiana? ¿Cojo ya el cargador? ¿Empiezo a preparar la comida aunque todavía no tenga hambre? ¿Empiezo a hacer ya las actividades? ¿Recojo ya el cuarto? Y es que a veces no nos damos cuenta de que simplemente debemos actuar.